Sunday, November 26, 2006

Poe, Edgard Allan. Los Crímenes de la calle Morgue


La historia empezó cuando los detectives Dupin y su compañero leyeron el diario donde decía "extraordinarios crímenes": los vecinos escucharon gritos y golpes en la casa de la calle Morgue. Forzaron las puertas y al llegar a la sala encontraron todo en absoluto desorden.
En ella no había rastros de la hija ni de la madre, hasta que inspeccionaron en la chimenea y allí encontraron a la hija introducida hasta una altura considerable.
En un patio privado de la casa encontraron a la madre. Tenía el cuello cortado a tal punto que cuando la levantaron, la cabeza se desprendió del cuerpo.
A continuación los detectives interrogaron a muchos de los que escucharon. Todos coincidieron en que había muchas voces en extranjero.
El detective Dupin encontró una huella en el cuello de la hija. Cuando la analizaron se dieron cuenta que era de un orangután aleonado. Pusieron una recompensa para quien lo atrapara y lo entregara y anuncios para que vayan a reclamar al orangután, en caso de que alguien lo haya perdido.
Su dueño fue a reclamarlo, le preguntaron si sabía sobre los asesinatos y contestó que sí.


Crítica del Libro. Semáforo Crítico

Le pongo verde porque me gustó mucho. Te mantiene en suspenso. Es muy recomendable para leer y disfrutar.


TRABAJO REALIZADO POR GABRIEL


Volver a la Página Principal

0 Comments:

Post a Comment

<< Home